Escrito por Andy Park
Traducido por María José Contreras

¡Hola! Mi nombre es Andy y me hace muy feliz formar parte del equipo de Spotahome. Soy un estudiante americano que estará en España hasta diciembre. Llevo aquí solo un mes y en este tiempo me he adaptado a muchas costumbres españolas que al principio me chocaban.

Hoy, me gustaría compartir algunas de esas experiencias personales con las que mis amigos expats puedan identificarse y que quizás resulten útiles a cualquiera que vaya a mudarse a esta ciudad por primera vez.

Museo Reina Sofia Madrid

Aquí tienes unas cuantas cosas que es bueno saber sobre la vida en Madrid:

Los modales

Cuando conocí a mi mamá anfitriona me sorprendió que me diera inmediatamente dos besos, uno por mejilla. Esto es algo típico aquí cuando conoces a alguien por primera vez. Los madrileños (la gente de Madrid) son muy confiados, así que prepárate para poner tus límites a prueba.

En casa

Si te invitan a una casa de españoles, ten en cuenta que no está bien visto andar caminando por ahí descalzo. Asegúrate de dejarte puestos los zapatos o ponerte zapatillas de andar por casa. España está, además, muy comprometida con el medio ambiente. El agua y la luz se usan de manera consciente. Limita tus duchas a una vez al día y cuida que no duren más de diez minutos. Y siempre que te vayas de una habitación, asegúrate de apagar las luces al salir.

En la calle

Bostezar y estirarse se considera también una falta de respeto, igual que comer por la calle. Sí, hay innumerables cafés al aire libre conocidos como terrazas donde la gente come y bebe a lo largo del día, pero raramente verás a un español comiendo mientras camina por la calle o utiliza el transporte público.

Utilizar el metro de Madrid

Metro transporte publico

El Metro

El transporte público en Madrid es muy sencillo y, si has vivido antes en una gran ciudad, te acostumbrarás a él rápidamente. Comparado al T de Boston y al metro de Nueva York, el impecable metro de Madrid es mucho más fácil de utilizar y está más limpio. Cuando lo usé por primera vez junto a mi madre anfitriona, ella lo describió con alegría y orgullo. Sin embargo, al contrario del metro de Nueva York, aquí el metro cierra por las noches, entre la 1:30 am y las 6 am. Lo que me llamó la atención sobre el metro en Madrid es que todas las puertas de los trenes tienen seguro o botones en ellas. Los pasajeros tienen que accionar las puertas cuando el tren para para poder subir. Asegurate de subir el cerrojo o apretar el botón de las puertas, o perderás tu tren mientras esperas a que ésta se abran solas! (echa un vistazo a nuestra guía de Madrid para más información)

Tickets

Puedes comprar tickets fácilmente en una de las muchas máquinas expendedoras disponibles en todas las estaciones. Sin embargo, si estás pensando mudarte a Madrid por un tiempo, te recomiendo comprar un abono. Con él podrás viajar de forma ilimitada en el metro durante un mes. El pase normal para la zona A, que es el centro de la ciudad, cuesta 54,60€. El precio varía en función de la parte de la ciudad en la que estés, aumentando cuanto más lejos te encuentres del centro. La zona E2 es la más cara y cuesta 131,80€ al mes. Pero con un precio de 2,20€ por trayecto, encontrarás el abono fácilmente rentable si viajas a diario. ¡Con un chollo así tendrías que estar muy loco para no comprar uno!

*Precios actualizados en la traducción (20/07/2017)

El día a día

pan comida

La comida

Los españoles comen cantidades desproporcionadas de pan cada día, incluyéndolo de alguna forma en cada comida. Otros básicos en la dieta de los españoles son los embutidos, o los productos de cerdo curados. El chorizo (salchicha) es un habitual, igual que el jamón ibérico, un tipo especial de carne degustada en España y Portugal. El jamón serrano es también muy común, junto con el lomo y el salchichón. Igualmente, es típico beber algo en la comida y en la cena. La cerveza siempre es popular, pero cuando vayas a España tienes que probar la famosa sangría. Hecha a base de fruta, vino y gaseosa, la sangría tiene un primo cercano, de menor graduación pero igualmente delicioso, llamado tinto de verano. Introducir estos platos en tu dieta te acercará un poco más a ser un auténtico español!
Aquí, en los restaurantes, es inevitable que te cruces con las tapas y las raciones, básicos de la cultura culinaria española. Las tapas son pequeños snacks o aperitivos, hechos normalmente con pan, queso y carne; mientras que las raciones son platos o comida con mayores porciones que las tapas. Solas no son suficientes para una comida, pero pedirás normalmente unas cuantas tapas y un par de raciones para compartir con un grupo de gente, lo que te llenará y te permitirá comer más variado de una forma más divertida.

El horario

El cambio más drástico al que tuve que adaptarme fue el horario de los madrileños. Igual que en Estados Unidos, la mayoría de la gente se levanta entre las 7 am y las 8 am para ir a trabajar o al colegio. Pero quitando esto, nuestros horarios difieren por completo. En Madrid, se toma un escaso desayuno por la mañana y no tienen el almuerzo hasta las 2-4. La cena se toma en algún momento entre las 8 y las 11 de la noche, durmiendo por fin alrededor de medianoche. Durante el día, hacen pequeñas comidas, incluyendo media-mañana cerca de las 11 am y una merienda como a las 5 pm. En mi primera semana aquí, cuando estaba haciéndome a este horario, me moría de hambre todo el tiempo. Prepárate para ello cuando llegues.

El horario de comidas afecta también a la vida nocturna en Madrid. Como la gente cena tarde, se va a la cama también más tarde. Los fines de semana, la gente sale alrededor de la 1-2am y se queda de bares y discotecas hasta las 5-7am! Mentalízate para noches extremadamente largas, e igualmente memorables, en la ciudad.

Durante el día, muchos pequeños negocios cierran de 2-5pm. Esto es por culpa de la siesta, por la que España es conocida. Después de comidas masivas, los españoles duermen 1 o 2 horas. En mi opinión, la siesta es algo típico entre la gente más mayor, como mi madre anfitriona y su hijo. Pero la gente más joven, de 20-30 años, tiene con diferencia mucho más trabajo como para tomar un descanso. Sin importar quién la practique con mayor frecuencia, siéntete libre de echarte un rato después de comer, aunque sea para experimentar la novedad de la siesta.

Han sido unas semanas bastante locas aquí en Madrid. Aunque a veces echo de menos cosas americanas como las hamburguesas y el inglés, está siendo una experiencia increíble y emocionante. Fue difícil tener que hacerme a sus costumbres, pero aceptarlas sólo ha hecho que mi experiencia aquí mejore. ¡Espero aprender muchas más cosas de esta ciudad y espero que todos vosotros disfrutéis también de vuestra estancia en Madrid!

Esperamos que este post os haya resultado útil. Si tú también eres un expatriado, comparte con nosotros tus consejos culturales sobre la vida en Madrid.

¿Buscas alojamiento en Madrid? ¡Cuenta con Spotahome!