-Texto original por Sabrina Andrea Sanchs, traducción por Spotahome-

La mayoría de los estudiantes que envían una solicitud para hacer prácticas suele preguntarse:

Y ahora, ¿qué?

La verdad es que solo el 5% de las empresas contesta a todas las solicitudes que recibe. Pero, por mucho que le eches la culpa al equipo de RRHH, de ti depende marcar la diferencia y destacar entre el resto de candidatos.

¿Cómo lo hago? Sigue leyendo...

Empezar

Las Mejores Maneras de encontrar unas Prácticas Online

1. Comprende lo que quieres hacer
Lo primero que tienes que preguntarte es “¿Qué quiero hacer?”.
Sé que es difícil, pero debes hacerte esta pregunta a ti mismo antes de hacer cualquier otra cosa. Es esencial hacer las prácticas en el ámbito laboral que en el que quieres desenvolverte tras la universidad.
¿Te gusta la docencia o prefieres las finanzas? ¿Tu prioridad es viajar o tu verdadera pasión es la biología? Hazte a ti mismo estas preguntas u otras similares para asegurarte de que no pierdes el tiempo en unas prácticas que no encajan en tu proyecto de futuro.
2. Empieza a buscar con tiempo
Muchas empresas empiezan a seleccionar a sus becarios varios meses antes de comenzar las prácticas. Hay algunas que comienzan el proceso de selección y contratación en noviembre. Así que prepárate y empieza a buscar lo antes posible.
3. ¡Busca bien!
Existen cientos de sitios web para buscar empleo o prácticas. Recuerda siempre esta regla de oro: si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.
Por ejemplo, si vas a trasladarte a París, te aconsejamos que te informes en sitios web locales, como L’etudiant, que se centra en encontrar trabajos y prácticas profesionales en Francia. Si te decides por Londres, puedes utilizar la estupenda herramienta oficial Encuentra Tus Prácticas. Si te tira más Florencia, en La Repubblica degli Stagisti, una publicación online creada en 2009, podrás encontrar las mejores oportunidades para realizar prácticas en Italia.
4. ¡No metas la pata con el currículum!
Un simple error puede hacer mandar tu currículum directamente a la papelera. De hecho, cuando yo trabajaba en RRHH (hace mucho), lo hacía con frecuencia y sin pensármelo dos veces. ¿Qué por qué? Pues porque demuestra una gran falta de profesionalidad, de no prestar atención a los detalles y de tener más prisa que interés en mandar el currículum perfecto. Así que no revises tu currículum dos veces. Revísalo tres, utiliza un programa de revisión gramatical o pide a alguien que te lo revise.
5. No seas solo especial. ¡Destaca!
Como decía antes, trabajé como Directora de RRHH y contraté a cientos de personas. Puedo afirmar que me facilitaba y agilizaba mucho el trabajo el hecho de encontrarme un CV que destacara entre el resto. Solía rechazar a la gente que mandaba la típica carta de presentación o un CV estándar que no estaba adaptado al puesto de trabajo para el que estaba reclutando.
¿Quieres ir más allá? Haz algo excepcional. Destaca. Una vez me encontré con un candidato que me envió un libro llamado “Quién soy” en vez de un CV. Era un libro de verdad, impreso en tapa dura y con unas 100 páginas. Él era diseñador de moda y había incluido muchos de sus diseños, vestidos y colecciones. ¿Sabes qué? Pues que consiguió el trabajo.
6. Muestra Interés
Puede que tu CV no haya interesado o que se haya perdido en el laberinto del proceso de selección. Una buena forma de salir de dudas en mostrar tu interés a la empresa y comprobar el estado del proceso de contratación. Puede que al principio te ignoren, pero si lo haces una segunda o tercera vez (tampoco te pases) es muy probable que consigas una respuesta.

Consejo final:

Sé original. Esos 10 segundos pueden cambiar tu vida para siempre.

Si después de estos consejos ya has encontrado las prácticas adecuadas, entonces es hora de buscar alojamiento. ¡Visita Spotahome!