Como cada año, en octubre se celebra el día de la bici en Madrid. Este año, la fiesta a dos ruedas tendrá lugar el 7 de octubre. Una cita indispensable. Un planazo del que si todavía no has disfrutado... no puedes dejarlo pasar un año más.

Desde las 9 hasta las 14 se cierra al tráfico un circuito entre la Plaza de Castilla y Atocha. Unos 14 km libres de tráfico por la arteria más amplia de la capital.

Aunque hay muchos bicifiesteros que se solían inscribir, por aquello de lucir dorsal, lo cierto es que este año no es necesario inscribirse. Así que la noche de antes podrás decidirte ¡incluso invitar a alguien que acabes de conocer!

Habrá quedadas desde distintos puntos de la periferia para incorporarse al circuito.

Preparando-la-fiesta-de-la-bicicleta

Esta actividad ahora forma parte de la semana de la movilidad y goza de amplio apoyo social. Pero no siempre fue asi.

Un poco de historia

Nace tímidamente en 1978, con el primer Ayuntamiento democrático organizada por Radio Popular como reivindicación del uso de las calles de Madrid por la bici.
Unos 20.000 valientes (según la organización) se dieron cita en un oscuro y lluvioso día a mediados de noviembre hace ya 40 años. Hicieron un recorrido por las calles de unos 25 km. Muchos jóvenes con sus bicis BH, de pequeñas ruedas de 20 pulgadas con cuernos de vaca tipo "verano azul", tendrían problemas para completar el circuito en las 2 horas de escolta.

Aún no se había inventado la mountain bike, pues entonces solo tenian marchas las bicis "de carreras". Y nadie llevaba casco porque aún no se había inventado (ni siquiera era obligatorio para las motos). Incómodo algodón y chubasqueros supliendo la actual licra.

Según las crónicas, en los cruces de la comitiva, algunos conductores frustrados gritaban desde sus coches parados. Pitaban e increpaban a los agentes y ciclistas para que se fueran a "montar a la Casa Campo" y dejasen nuevamente las calles para los coches. Las imágenes no tienen desperdicio.

No obstante, en años siguientes, el evento fue ganando popularidad. Pasó a celebrarse con mejor tiempo, en septiembre. Y alguna edición llegó a contar con más de 100.000 ciclistas.

Tras décadas de promover el trazado urbano para el vehículo mas rápido, con el cambio de siglo (y las directrices anticontaminación de la Unión Europea), las autoridades municipales empiezan a potenciar el transporte público y a sacar los coches de la ciudad.

Preparando-la-fiesta-de-la-bicicleta3

De hecho, tenemos que reconocer que tras la llegada de BiciMad en 2014 y las amenazas de Europa por la mala calidad del aire de Madrid, el Ayuntamiento está promocionando la bici. Desde luego hoy hay muchas más bicis por sus calles. Los automovilistas ya se resignan a compartir la calzada también los demás días del año.

Circuito anterior

Hasta 2016 se había consolidado un recorrido emblemático de 25 km por el centro. Empezaba en el Retiro, subía Príncipe de Vergara hasta Plaza Castilla. Bajaba Castellana hasta Colón, siguiendo por los bulevares hasta Argüelles par coger la Gran Vía y tras bordear Neptuno regresar al inicio.

Las motos de la Policía abrían la marcha y la cerraban las ambulancias y el coche escoba, por lo que había que mantenerse pedaleando "en carrera".

Para los ciclistas habituales, la marcha era lenta. Pero para los que sacaban la bicis del balcón y se traían los niños era un suplicio. Ya la primera larga subida de Príncipe de Vergara costaba. Y luego, con tanta gente agrupada, en la bajada de la Castellana se producían caídas.

Circuito actual

El trazado actual consiste en cerrar la Castellana y el Paseo del Prado desde la Plaza de Castilla hasta Atocha. Menos ameno quizás, pero también muchos menos recursos municipales necesarios para controlarlo. Y más horas de disfrute para los ciclistas. (Y no hay que madrugar tanto).

Los activistas más puristas boicotean el trazado actual ya que resulta menos reivindicativo. Pero es más fácil de organizar, se reparten más los ciclistas, dura varias horas más, y es más asequible para niños. Estos se pueden parar cuando quieran sin la presión de los que vienen detrás. Podemos escoger hacer tramos del recorrido y el tiempo que se quiera pasar en él.

Independientemente del mensaje, disfrutemos de la bici ese día y muchos mas. Por mi parte, llevo una década larga asistiendo a la fiesta de la bici, por lo que he hecho los dos recorridos.

Me sigue emocionando la bajada desde la plaza de Castilla por una Castellana sin coches rodeada de ciclistas de todas las edades.

Un buen plan

Llegar al circuito a una hora prudente (sobre las 10:30). Dar una vuelta (sobre una hora). Parar a desayunar en una cafetería del recorrido. Dar otra vuelta (otra hora). Recuperar fuerzas con el aperitivo en una terraza.

¿Qué llevar?

Poco que preparar.

• La bici en buen estado (neumáticos hinchados, frenos funcionando, cadena lubricada...)

• Casco obligatorio para menores de 16 años.

• Gafas y crema solar si pensamos aprovechar al máximo y dar varias vueltas al circuito.

• Amigos, especialmente gente que habitualmente no monte en bici por Madrid.

• Ganas de pasarlo bien

¡Es una de mis fiestas preferidas, no te la pierdas!