Texto por Cora Harrison – Traducción de María de los Ángeles Morales

Una vida más soleada con cervezas, fiestas y siestas es muy tentadora para hacer las maletas y partir hacia las costas españolas. Pero una ciudad que suele escapar del objetivo de los extranjeros es Bilbao. Situada en el norte de España, en una costa escarpada con vistas al océano Atlántico, la ciudad no puede presumir de tantas horas de luz solar como sus primos más conocidos, Barcelona o Madrid, ni tampoco le gusta ser considerada tan española, pero Bilbao se está convirtiendo rápidamente en una opción popular para aquellos que buscan un nuevo hogar en el extranjero. Sigue leyendo y verás por qué.

mapa-de-Espa-a

1. Gastronomía

El resto de España tiene tapas, pero el País Vasco tiene pintxos. Y los pintxos son un juego de pelota gastronómico completamente diferente. La croqueta española estándar se desmorona en presencia del poderoso pintxo, que es más una obra de arte culinaria. Una reinvención total del humilde aperitivo de bar, los pintxos son creaciones intrincadas con sabores únicos, ofrecidos en bares de toda la región en una deslumbrante variedad de tesoros comestibles. Dátiles con bacon, miel, queso e higos o morcilla con un huevo de codorniz encima. Suelen presentarse ensamblados en un palillo de dientes. Salta de bar en bar eligiendo pintxos sobre la marcha y combina estas maravillas del mundo gourmet con un txikito (un pequeño vaso de vino) o una cerveza. En algunos sitios se paga por la cantidad de palillos, así que simplemente siéntate y mira cómo los vas apilando.

comida

2. Cultura vasca

Los vascos son uno de los grupos étnicos más antiguos de Europa, además de unos de los supervivientes más duros a las invasiones de romanos, visigodos, árabes, franceses y españoles. Hoy en día, los vascos son conocidos por su robustez y su enfoque sensato de la vida: levantar piedras y cortar troncos son deportes vascos tradicionales, por ejemplo, así como la pelota, una mezcla entre balonmano y squash, que se juega a velocidad vertiginosa.

Los vascos se toman en serio su cultura. Brutalmente reprimidos durante la época de Franco, ahora están ferozmente orgullosos de su herencia y el animado movimiento proindependentista de la región, atestiguado por las omnipresentes banderas de Euskadi, que otorgan al País Vasco un dinamismo y una energía política excepcionales.

gastronomia

La cultura vasca también está por delante de la curva género-política-sabiduría. Según su folklore, bastante feminista, no hay dioses, solo diosas, y a las mujeres siempre se les ha otorgado mucha independencia, heredando y controlando la propiedad, así como oficiando en las iglesias. Aunque una excepción a esto podrían ser los txokos, sociedades gastronómicas secretas para que los hombres escapen de sus esposas. Todavía existen en la actualidad, aunque ya se permite la entrada a las mujeres (gracias, chicos) y, dejando aparte la discriminación sexual histórica, hay que decir que son una gran idea. Porque comer es más divertido cuando se hace en secreto y como parte de una sociedad, ¿verdad?

Luego está el euskera, un "idioma aislado" sin relación con ningún otro del mundo. Es uno de los idiomas más antiguos que se hablan en la actualidad, pero nadie está seguro de su procedencia. Algunos dicen que es el remanente de un lenguaje de cazadores-recolectores, otros dicen que los alienígenas de una galaxia lejana lo implantaron aquí. Aún es más extraño, ya que existen 5 dialectos vascos diferentes, cada uno tan diferente que incluso los vascoparlantes no pueden entenderse entre sí. Todo esto hace que el euskera sea extrañamente irresistible de escuchar, incluso si no tienes ni idea de lo que se dice.

3. Playas y surf

La zona de Bilbao cuenta con olas de primera clase, incluyendo el mundialmente famoso Mundaka y Punta Galea, parada para el Big Waves World Tour. Sería lógico deducir que, en consecuencia, sus playas estarán llenas de surfistas. Pues extrañamente, no lo están. En invierno, sobre todo, es posible que tengas estos acantilados elevados, arenas doradas y olas vírgenes solo para ti. Da igual que seas profesional o novato, ya que hay muchas escuelas que imparten clases. Y si prefieres solo mirar, encuentra uno de los muchos bares con vistas al océano y prueba con barriles de surf de la variedad de cerveza.

costa

4. Montañas

Bilbao es una ciudad construida sobre un fondo de exuberantes montañas verdes. Una de las más conocidas es Pagasarri, de 671 metros. Ascender y descender esta montaña a gran velocidad es un entrenamiento matutino para los corredores y deportistas del lugar, con una parada rápida a mitad de camino en el bar de la parte superior, eso sí. Cerveza en mano, puedes disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad y más allá. No hay muchas montañas que se puedan ascender en 2 horas y media desde centro de la ciudad a la cumbre, ni muchas que ofrezcan bebida en la cima. Pero esta es una ciudad donde el champagne es conocido como agua de Bilbao, así que quizás todo tenga sentido.

monta-as

5. Nivel de vida

Se dice que Bilbao y el País Vasco son más caros que cualquier otro lugar de España, pero en comparación con otros centros culturales y comerciales de Europa, los precios aquí son más que asequibles. Alquilar un apartamento de una habitación en el centro te costará alrededor de 700€ y los precios van bajando conforme te alejes del centro de la ciudad. Y luego, estamos hablando de 3€ por una pinta, pintxos entre 1 y 3 euros, y un menú de 3 platos por 10€.

dinero

6. Fiestas

Durante la Semana Grande, o Aste Nagusia, todo Bilbao se convierte en una fiesta de una semana. Una fiesta en la calle para competir con todas las fiestas callejeras, este es el festival más grande del norte de España y una celebración de la cultura vasca a escala épica. Durante nueve días en agosto, más de 100.000 personas pasan por la ciudad para disfrutar de música, fuegos artificiales, corridas de toros, regatas, competiciones de culturismo, una pelea monumental con huevos y harina. En todas partes verás la figura regordeta de Marijaia, el ícono de las fiestas, con las manos al aire, mostrando a todos el mundo cómo celebrar, así como txosnas, grandes puestos tocando música y vendiendo comida y bebida, dirigidos por grupos de familiares y amigos. Esta es una semana en la que toda la ciudad lo da todo, lo que equivale a una gran diversión al estilo vasco.

fiesta

Así que, ¿cuál es tu veredicto? ¿Es la comida increíblemente buena, la cultura intrigante, el lenguaje derivado de los extraterrestres, las montañas impresionantes, las playas deslumbrantes, el bajo coste de vida y una monumental fiesta anual gigante para convencerte de que te mudes a Bilbao?

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas algunos similares:

¿Estás buscando un piso o una habitación en Europa? ¡Spotahome está aquí para ayudarte!