Texto por Sabrina Andrea Sachs - Traducción por María de los Ángeles Morales-

¿Llevas años soñando con la Dolce Vita de Roma, los desfiles de moda de Milán o la vida de estudiante de Bolonia y acabas de empezar a buscar y solicitar las prácticas perfectas online? ¡Bien hecho!

Ahora es el momento de la misión no. 2: escribir un CV ganador. Este puede ser un objetivo desafiante, sobre todo si no sabes exactamente qué se espera de ti. Los CV europeos y en concreto los italianos, son muy diferentes de los de otros países.

Trabajo

No se trata simplemente del idioma en el que escribas tu CV. De hecho, muchos reclutadores de personal te pedirán la versión del mismo en inglés. Pero tienes que tener en cuenta que lo que los reclutadores italianos buscan no es lo mismo que buscan otros.
Por eso hemos recopilado los mejores consejos para escribir el CV perfecto para encontrar trabajo en Italia.

Calificaciones

Las calificaciones varían de un país a otro, así que, si quieres solicitar un puesto en Inglaterra, solo tienes que indicar que conseguiste “2:1” o “First”. Pero en Italia tienes que escribir la nota final real en vez de la nota global. Normalmente, si alguien no lo incluye, suele sugerir que es porque sacó una nota baja.

chica-libros

Demuestra tu profesionalidad

Puede que a algún reclutador del mundo realmente le interese que te encanta cocinar o que te interesa la ciencia ficción, pero en Italia los hobbies e intereses deben aparecer lo menos posible, a menos que resulten relevantes para el puesto que aspiras conseguir. Si no es el caso, menciónalos brevemente y en una sección al final del CV.

Nacionalidad

Últimamente, muchos países, entre los que se encuentran Reino Unido y EE UU, han implementado la Ley de Discriminación Laboral, que prohíben dicha discriminación según la raza, el color o la nacionalidad/ciudadanía. Sin embargo, las empresas (incluidas las empresas italianas) se interesan en primer lugar por la elegibilidad para el trabajo (el visado, el permiso de trabajo, etc.). Si no quieres incluir tu nacionalidad, pero eres ciudadano de la UE, simplemente puedes añadir “elegible para trabajar en Italia”, si ese es tu caso. Si eres un estudiante internacional y tu visado solo te permite trabajar 20 horas a la semana, déjalo claro en tu CV.
Por ejemplo: “Nacionalidad: Canadiense. Elegible para trabajar a jornada parcial en Italia hasta un máximo de X horas.”

Foto

Aunque no siempre es necesario incluir una fotografía, si decides adjuntarla, debe ser una fotografía formal tipo pasaporte. Olvídate de esas imágenes en bikini o bebiendo que tienes en tu perfil de Facebook y recuerda que un fondo natural parece más ordenado.

Que sea agradable y corto

Mientras que la mayoría de los italianos sigue utilizando el horroroso CV europeo estándar, debes olvidarte de él por completo y redactar uno atractivo y corto. Lo ideal es que no supere las dos páginas (si tienes 10-15 años de experiencia) y por supuesto menos (una página) si acabas de salir de la universidad.
Recuerda: en Italia, a los reclutadores y las empresas les interesa más la experiencia laboral que las habilidades que tengas. Así que cuéntales dónde has trabajado en vez de decirles lo que eres capaz de hacer.

chica-portatil

¿Parli italiano? ¿Hablas italiano?

Como no existen certificados oficiales del nivel de italiano, debes especificar tu nivel: Fluente (fluido), Buono (bueno) o Discreto (medio).
Recuerda: sé sincero. Si mientes, te pillarán tarde o temprano.

Escribe una carta de presentación (corta y) relevante

Muchas empresas de país angloparlantes ni siquiera tendrían en cuenta a un candidato que no les remitiera una carta de presentación en condiciones. Pero en Italia es prácticamente opcional. A veces es simplemente el correo electrónico en el que se adjunta el CV.
El objetivo de la carta de presentación o formulario de solicitud es despertar el interés del reclutador para que se ponga en contacto contigo e incluso concierte una entrevista. En consecuencia, tu carta de presentación no debe incluir la misma información que ya contiene el CV. Debe ser concisa y debes exponer con un lenguaje formal por qué estás interesado en ese puesto y en esa empresa. Pero tampoco lo cuentes todo, guárdate algo para la entrevista, ya que en Italia la información se recibe mejor de manera verbal.

Las referencias no son esenciales

Las empresas italianas no esperan encontrarse referencias en los CV. Sin embargo, si quieres es buena idea incluir un par de personas que puedas recomendarte, así como sus datos de contacto.

Tu Privacidad

Por último y para permitir que a tu contratante potencial contacte contigo, tienes que cumplir con la normativa italiana de protección de datos, autorizándoles a utilizar tus datos personales. Te aconsejamos que incluyas esta frase al final de tu CV: "Autorizzo il trattamento dei miei dati personali ai sensi del D.L. 196/2003 (lo que significa que aceptar el uso de tus datos personales según la ley 196/2003.)"

QUE NO SE TE OLVIDE NADA

Un CV italiano es, por lo general, similar a la plantilla del resto de países, pero debe incluir la siguiente información:

  • Información personal y de contacto (dirección, datos de contacto –incluyendo dirección de correo electrónico-, fecha de nacimiento, nacionalidad y elegibilidad para trabajar);
  • Formación, incluyendo las calificaciones y las notas finales;
  • Experiencia laboral (toda, incluyendo las prácticas) en orden cronológico inverso;
  • Idiomas, competencias informáticas y otras habilidades (no muchas aficiones ni hobbies).

Y ahora, ¡a por ese trabajo! ¡Recuerda que vivir en Italia arruinará tu vida para siempre!

Te puede interesar también: