Texto por Sabrina Andrea Sachs – Traducción de María de los Ángeles Morales

Como alguien que trabajó y consiguió subir la escalera corporativa de una empresa durante más de 8 años en Londres y Milán antes de trabajar como freelance, creo que ahora tengo la perspectiva correcta para compartir con vosotros por qué deberías trabajar como freelance. Desearía haber encontrado este artículo hace tres años, cuando decidí cambiar completamente mi vida. Por eso, ahora lo comparto contigo generosamente mis consejos y te cuento las 20 razones para trabajar por cuenta propia.

Desde mi propia experiencia, trabajar de manera independiente es una de las cosas más gratificantes que podrás hacer en tu vida. La palabra "freelance" ya te da una idea de qué se trata todo esto: libertad. Ser tu propio jefe, de hecho, conlleva una gran cantidad de libertad, independencia y control sobre tu propia vida. Vale, también es increíblemente desafiante, difícil, lento y destructor de nervios, pero nada es mejor que tener tu propio negocio.

He descubierto 20 grandes razones por las que debes trabajar por cuenta propia que quizás no hayas te hayas planteado aún, para ayudarte a decidir si quieres dar el paso o no. Si ya eres un profesional independiente y te sientes un poco atrapado, esto también es para ti: recuerda por qué elegiste este camino en el pasado.

1 - ¡Buenos días, Jefe!

Tú. Eres. El. Jefe. ¡Genial! A partir de ahora, no habrá nadie más arriba que tú. No más evaluaciones, no más comentarios sobre que llegas tarde, no hay más vacaciones programadas o fanáticos del control, gerentes incompetentes (¡recuerdos a Tom!). Tú eres el único que tienes el control de tu propio destino y, por más empoderador que sea, también incluye una etiqueta de gran responsabilidad. Sigue leyendo y lo verás.

2 – Se acabaron los desplazamientos a la oficina

En la mayoría de los casos, comenzarás a trabajar desde la comodidad de tu hogar. Siempre me pregunté cuál era el punto de tener una hipoteca durante la mayor parte de la vida, si solo puedes estar en tu casa las noches y los fines de semana. Ahora, tu casa es tu oficina, ¡así que realmente verás la ventaja de tal inversión!

chica-portatil-2

3 – Menos gastos

Ahora acércate a tu armario y cuenta los conjuntos que solo te pones para el trabajo. ¿Puedes recordar cuánto te gastaste en ellos? Bueno, como profesional independiente no necesitarás trajes, vestidos o zapatos caros. Otro gasto masivo proviene de los traslados diarios. Por ejemplo, si usas el sistema de transporte público de Londres, puede suponerte hasta el 10% de tu sueldo. (¿QUÉEEEEE?) Ah, y casi me olvido de los almuerzos: comerás más barato y mucho más sano. ¿Qué me dices de eso?

Con todo esto, tu vida será más barata, lo que significa dos cosas: A) puedes ganar menos y, por lo tanto, estresarte menos; B) tendrás más dinero para invertir en las cosas que realmente te gustan. ¿Alguien se apunta a Sicilia?

4 – Adiós, Lunes

Si me preguntas te diré que creo que los lunes deberían sacarse del calendario. O al menos, eso pensaba antes de trabajar como freelance. Hoy en día, los lunes son mis domingos. ¿Por qué? Porque mientras el resto del mundo sufre su lunes por la mañana, yo me quedo en la cama o salgo a la aventura sin la aglomeración de los fines de semana. ¡Soy la jefa y hago lo que me gusta!

5 - ¡Que le den a la política de empresa!

¡Qué demonios! Si había algo que no podía soportar en mi vida anterior, era la mierda a la que tenía que enfrentarme cada día de mi vida en la oficina. Tener que lidiar con colegas malintencionados, personas molestas, jefes incompetentes (¡Recuerdos a Tom!), competiciones estúpidas... y todo con una sonrisa en la cara. Pero hoy, oh chicos, solo estoy yo. Por supuesto, hay algunos clientes igualmente molestos, pero soy libre de dejarlos ir, para el resto, soy solo yo, el perro, mi café, a veces el océano o las montañas y mi ordenador portátil.

gafas-portatil

6 – Puedes trabajar en cualquier sitio

Así es. Desde que empecé a trabajar como freelance, en 2015, lo he hecho en hermosos campings de Australia, en la cima de las montañas de Nueva Zelanda, en magníficos cafés de Tailandia, junto a una piscina en Camboya y en increíbles espacios comunes de trabajo en Bali. Ser un profesional independiente te permite llevar tu oficina a donde quieras, que puede ser la comodidad de tu hogar, pero también una playa, el campo o en Marte.

7 – Tú gestionas tu propio tiempo

Como ya he mencionado anteriormente, los lunes pueden ser días divertidos, pero también, mientras trabajas, puedes organizar tus días de una manera más entretenida. Por ejemplo, trabajo por las mañanas, pero la mayoría de las tardes cuido a mis sobrinos o voy a la playa o leo, y tal vez trabajo un poco más por la noche, si me siento especialmente inspirada. Además, si necesito un descanso, tomo un descanso, echo una siesta, reviso mi Instagram o llamo a un amigo. Siempre consideré una estupidez forzar a las personas a estar en una oficina más de 40 horas a la semana, cuando podían hacer las cosas en mucho menos tiempo si se les permitiera trabajar más a su criterio.

8 – No más juegos de poder

¿No te gusta tu sitio web? TÚ puedes cambiarlo. ¿Quieres ganar más? Tú eliges tus tarifas. ¿Quieres tomarte unas vacaciones largas? Hazlo. Como profesional independiente, puedes tomar todas las decisiones (y también asumir todas las consecuencias). Pero tú eres el único que tiene el control. No más juegos de poder.

9 – Olvídate de trabajar 40 horas a la semana

Es posible que quieras o tengas que trabajar 40 horas a la semana o más. Pero al trabajar de manera independiente, definitivamente recuperarás un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, e incluso podrás descubrir que solo necesitas 20 horas para mantenerte y cubrir tus gastos básicos. Entonces, una vez que estableces tu objetivo mensual y la cantidad de trabajo que necesitas para alcanzarlo, puedes optar por trabajar más o dedicar más tiempo a tus pasiones, familia o amigos.

10 – La productividad es tu amiga

En cuanto comencé a trabajar por mi cuenta, me di cuenta de lo rápida que era haciendo mi trabajo. ¿Por qué? Pues porque ya no tenía que asistir a más reuniones interminables, ni charlas en la máquina de café sobre el fin de semana ni recibir más correos electrónicos inútiles. El tiempo asignado al trabajo se emplea trabajando. Esto significa que puedes dedicar menos horas a realizar el trabajo y tener más tiempo libre.

mesa-despacho

11 – Desarolla y da forma como tú quieras

Una vez más, te traigo mi propia experiencia personal. Cuando comencé a trabajar como freelance, empecé de forma segura, haciendo el mismo trabajo que estaba haciendo en mi vida empresarial. Entonces, cansada de eso, decidí correr un pequeño riesgo y la verdad es que Spotahome fue mi primer contrato para escribir. Poco después, escogí más y más proyectos de escritura y luego decidí impulsar más mi experiencia en redes sociales y convertirme en una estratega en ese campo. En el camino, probé y probé muchas cosas (ahora también tengo un negocio de papelería), algunos funcionaron, otros no (como ser fotógrafa a tiempo completo, por ejemplo), pero tener el control de mi tiempo y de mi vida me permitió empujarme más allá de mi línea de seguridad y tomar riesgos adicionales para realmente entender lo que de verdad quería hacer con mi propia vida.

12 – Crea tus propios fines de semana

Soy una enemiga de las multitudes y siempre me voy de los sitios si la cola es demasiado larga, nunca voy de vacaciones cuando van las masas. Prefiero trabajar los sábados y domingos pero ir a museos, atracciones o tomar una escapada de fin de semana durante la semana.
Además, a menos que estés haciendo un servicio concreto para un cliente o un trabajo similar, a tus clientes no les importa cuando trabajes, solo quieren que hagas el trabajo.

portatil-mesa

13 – Puedes elegir a tus propios clientes

Cuando empiezas a trabajar por tu cuenta, aceptas todo el trabajo que puedes conseguir. Una vez que estés asentado, podrás seleccionar y elegir con quién trabajas. Y en esos primeros años, pronto aprenderás a reconocer los signos de quién será o no será bueno para trabajar con él. Cuando eres tu propio jefe, puedes darte el lujo de elegir a tus clientes.

14 - Tienes un mayor potencial de ingresos

De acuerdo que tener una nómina fija puede ser seguro y reconfortante. Pero cuando trabajas para otra persona, tu potencial de ingresos nunca es tan bueno como cuando eres freelance. Como propietario de un negocio, tienes prácticamente un potencial de ganancia ilimitado. Depende de ti cuánto dinero ganes.

15 – Estás forrando tus propios bolsillos

Cuando trabajas para otra persona, es fácil sentir que estás forrando los bolsillos de tu jefe. Pero eso no sucede cuando trabajas por cuenta propia porque todo el dinero que ganas va directamente a tu propia cartera.

16 – Aprenderás muchísimo

El hecho de ser freelancer conlleva muchos desafíos, no hay duda de ello. Pero siempre ofrecen algunas lecciones de valor incalculable. Cuando trabajas para ti mismo, aprendes mucho de las personas con las que te encuentras, los errores que cometes y los clientes para los que trabajas. También aprendes mucho y te esfuerzas siempre por mejorar tus propias habilidades.

17 – Mejorarás la confianza en ti mismo

Cuando trabajas por cuenta propia, solo tienes que confiar en ti mismo. Irás a reuniones por tu cuenta, llevarás a cabo tu trabajo sin nadie más y gestionarás tus proyectos de principio a fin. Junto con la responsabilidad, viene la confianza. En general, te convertirás en una persona más fuerte.

18 – Estarás Orgulloso de Ti Mismo

La mayoría de la gente no puede trabajar independientemente. El nivel de estrés con el que debe lidiar, al menos al principio, la falta de beneficios (salud, sueldo fijo cada mes, vacaciones pagadas, etc.) es un desafío demasiado grande para la mayoría de los seres humanos. Lo que nos convierte, como autónomos, en individuos muy valientes y ambiciosos, y no solo nos diferenciamos de las multitudes, sino que también debemos estar extremadamente orgullosos de nuestros pequeños logros.

19 – Puedes cogerte unas vacaciones más largas

Vale que no ganarás dinero cuando te vayas de vacaciones, pero también puede optar por irte vacaciones y llevarte el portátil y trabajar unas horas. Nunca podrías hacer eso si estuvieras en un trabajo normal en Londres o en cualquier otro lugar.

20 - El trabajo independiente liberará tu tiempo

Cuando trabajes por cuenta propia, pronto te darás cuenta de que el cielo es el límite y que las ideas aparecerán en tu mente cada dos días. Hasta que no comencé a trabajar por mi cuenta no me comprendí que también podía hacer otras cosas y crear negocios paralelos a mi carrera de profesional independiente. Por eso finalmente logré hacer realidad mi sueño de montar una papelería infantil.

¡Haz lo que gusta!
En definitiva, ¿por qué pasas largas horas trabajando, con las dificultades que conlleva hacerlo de manera independiente, si no haces lo que te gusta? Lo hice al principio de mi carrera como freelance, pero pronto me di cuenta de que no quería seguir haciendo lo que estaba haciendo en Londres. No solo quería cambiar mi estilo de vida, sino el trabajo en sí. Ha sido la decisión más aterradora pero más gratificante de mi vida. Han pasado tres años y nunca he mirado hacia atrás pensando que cometí un error.

Hago lo que me gusta y me gusta lo que hago.
Reconducir tu vida para adaptarla a tus necesidades es una opción verdaderamente digna de destacar.

¡No puedo encontrar nada mejor que esto!

Sigue leyendo sobre trabajar por tu cuenta y el nomadismo digital en los siguientes artículos: